Tips de masaje para iniciarse en el squirting

¿Quieres disfrutar al máximo del squirting? Sin duda se trata de una técnica que puede proporcionaros a tu pareja o a ti muchas horas de placer y experiencias únicas pero se debe empezar poco a poco para aprender a practicarlo de forma eficiente. En este artículo te presentamos algunos consejos y recomendaciones de masaje para ayudarte a disfrutar al máximo de la experiencia del squirting.

La relajación es clave

En primer lugar, para poder disfrutar del squirting, tanto si vas a hacerlo tú misma como si piensas practicarlo en pareja debes tener muy claro que te apetece disfrutar de esta práctica y crear el ambiente ideal para pasarlo bien. Para ello es fundamental tenerlo claro y relajarte: atrévete a relajar tu mente y a dejarte llevar. Para ello te recomendamos empezar respirando tranquilamente durante varios minutos y concentrándote profundamente en tu respiración. Si te cuesta concentrarte puedes enfocarte en la forma en que te roza tu pareja y en sus besos y sobre todo disfrutar de cada estimulación sin estresarte.

Conectar con el momento

Resulta fundamental conectar con esta experiencia para poder pasarlo bien. Si únicamente te centras en lograr el squirting es muy probable que te olvides de disfrutar de la experiencia y entonces será mucho más complicado conseguir el éxito. No te enfoques tanto en los resultados sino más bien en el proceso y verás como todo fluye mejor y disfrutas al máximo consiguiendo finalmente tu ansiado premio.

La lubricación es muy importante

Para este tipo de práctica es fundamental contar con una lubricación adecuada. Si quieres lograr el squirting la zona principal que vas a masajear es el punto G y por tanto una ayuda extra siempre será bienvenida. Personalmente te recomendamos probar varias cremas, aceites y lociones hasta encontrar la que mejor se ajuste a tus necesidades y estimule al máximo tu sensibilidad haciendo el proceso mucho más sencillo.

La estimulación es la clave

Así, para conseguir el éxito con esta práctica, como vemos en diversual.com, sin duda resulta fundamental el potenciar la estimulación. Esto puedes conseguirlo con los dedos, con el pene de tu pareja, con algún juguete sexual, etc. La clave pasa por estirarte bien, por relajarte y por disfrutar. Cuando vayas a estimular la zona G ves probando diferentes posturas, ves cambiando de ritmo y de formas de estimulación y en general trabaja para conseguir el clímax. Es importante probar con diferentes técnicas e incluso con juguetes sexuales que te ayuden con sus formas a conseguir el clímax.

El clítoris es clave

Asimismo, resulta fundamental tener en cuenta que si quieres conseguir el squirting es importante llevar a cabo un buen trabajo en la zona G y también en el clítoris. Mientras vas estimulando el punto G acuérdate también de tu clítoris: tócalo, escúchalo y disfruta al máximo.

Masajea todo el cuerpo

Tanto si estás probando tu misma como si estás haciendo el masaje para conseguir el squirting a tu pareja es fundamental masajear también otras zonas del cuerpo. Recomendamos empezar por un masaje general, continuar con las zonas erógenas como los pechos, los muslos, las orejas, los labios, etc. y poco a poco centrarnos en los genitales para empezar después a aplicar la técnica del squirting y conseguir así llegar al clímax de forma sencilla.

Déjate fluir

No te detengas si te entran ganas de ir al baño porque esto es muy normal. Si quieres conseguir el squirting es probable que te entren ganas de “ir al baño”. Esto sólo es una clave de que lo estás haciendo bien y de que vas a conseguir cumplir con éxito esta práctica y disfrutar mucho más de tus relaciones íntimas.