Cómo preparar el ambiente para dar un masaje erótico

La faceta sexual es una de las partes más importantes de la vida en pareja. No es necesariamente la principal, ya que la vida en pareja está conformada por muchos otros factores y hay relaciones que funcionan sin sexo, por lo que no debemos considerarla lo indispensable. Sin embargo, a mi modo de ver, el sexo es una de las actividades que más afianzan los vínculos entre una pareja y la mantiene sana y viva.

Hay veces que nuestra vida sexual está de capa caída y necesitamos un empujoncito para hacerla algo más interesante. Tampoco hace falta estar a dos velas, hay veces que somos sexualmente muy activos, pero entramos en una rutina que, si bien satisfactoria, puede llegar a aburrirnos un poco. Eso se debe a que estamos acostumbrados a mantener relaciones bastante repetitivas, entre otras cosas porque es lo que estamos acostumbrados a ver. Tanto la pornografía como el modo en que el cine ha mostrado siempre el sexo pueden condicionar nuestra perspectiva de él, pero tenemos que atrevernos a innovar y a probar cosas nuevas.

Hay muchas formas de explorar nuestra sexualidad, y desconocemos la mayoría porque ni siquiera nos hemos molestado en averiguarlas. Una de las maneras más estimulantes tanto de conocernos a nosotros mismos como de conocer a nuestra pareja es a través del masaje erótico o del masaje tántrico, como hemos leído en GerardRibo.com, así que, si queréis experimentar con este tipo de actividades, os traigo unos consejos para preparar el ambiente ideal para dar, o recibir, un masaje erótico.

Consejos para preparar el ambiente y dar un masaje erótico

Lo de dar un masaje nos puede parecer una actividad muy normal. No solemos hacerlo, ni solemos recibirlo, pero tampoco es raro que tu pareja te haga un masaje en la espalda si le dices que te duele. No obstante, un masaje erótico requiere más preparación, más tiempo y, sobre todo, más ganas.

Prepara el terreno. Un masaje erótico puede resultar muy estimulante. Hay varias formas de planteárselo a nuestra pareja: podemos esperarla en casa ya preparados para empezar, o podemos ir dándole pistas de nuestras intenciones a lo largo de la semana. A mí me gusta más la segunda opción, porque vas dejando que crezcan las ganas y al llegar al masaje erótico la carga sexual es mucho más alta, por lo que resulta más placentero.

Despejaos. Los masajes eróticos han de disfrutarse en plenitud. Este tipo de actividades están pensadas para desconectar del mundo y conectar entre vosotros. Recomiendo personalmente realizarlo durante los fines de semana o en vacaciones, más que nada porque estamos más libres de otras preocupaciones. Obviamente, entre semana supone una grata sorpresa, pero si queréis tomaros vuestro tiempo y disfrutar los dos, es más relajado prepararlo para un día libre.

Cuida los olores y la iluminación. Todos los sentidos se agudizan y se sienten las cosas con más intensidad, por lo que cuidar todos los aspectos de la habitación siempre viene bien. Si enciendes incienso o velas aromáticas, o incluso el aroma de los aceites esenciales que utilices para dar el masaje, le dará un toque perfecto al masaje. Con respecto a la iluminación, una luz tenue o incluso titilante, si has encendido velas, le dará un aura de misterio y privacidad que hará que os involucréis más el uno en el otro. Son detalles que parecen nimios, pero a la hora de realizar este tipo de masajes es tenerlo todo relativamente controlado para que no nos interrumpan y estropeen el momento.

Utiliza aceites esenciales. Esto tiene que ver también con el olfato, pero a la hora de realizar el masaje sobre el cuerpo de nuestra pareja, nuestros movimientos serán mucho más fluidos si utilizamos aceites y el tacto de este tipo de productos nos estimulará aún más.